Los esclavos

“Los esclavos pertenece a la colección publicada por el autor en
1969 bajo el título Farsas Contemporáneas junto a La opinión,
Los opositores y El hombrevegetal.
Esta obra se ha convertido, sin discusión alguna, en paradigma
del teatro alegórico de los años setenta. Farsa contra la
propiedad privada y el consumo, en donde este funciona como
motor de producción, prisión del hombre cuyas cadenas
forma el perverso pago a plazos. Para este hombre hay
que desmitificar la ilusión y los sueños porque se han
convertido en su mecanismo de control. Nunca el futuro
fue tan causa del presente como en nuestra sociedad.
Aquí la civilización -hombre político- se observa
como proceso corruptor frente a la naturaleza –
hombre animal-. Construcción dramática de tiralíneas,
plagada de clichés, en que se proscribe lo anecdótico.
La concreción del espacio y tiempo no interesan, y el
universo de objetos simbólicos lo es todo para su significación”.